Javier Lima- Verso Libre- Política y Ciudadanía

El concepto de política está tan manoseado y denigrado que se encuentra desde hace ya demasiado tiempo en sus horas más bajas. Diariamente asistimos atónitos a un circo más propio de los reality shows que a sesiones parlamentarias donde los ataques verbales son como las actuaciones del lanzador de cuchillos, pero con mucho más peligro porque termina afectando a nuestra propia convivencia. Se recuerda con cierta melancolía a aquellos políticos con discursos brillantes y elegantes dignos de la mejor retórica; sin agresividad y tendiendo puentes a sus adversarios. Donde era más importante el interés común que los intereses del partido y de los lobbies.

En estos tiempos de las redes sociales, whatsapp y youtube la política no se queda atrás y es presa de lo que parece que tiene que ser otro espectáculo más en streaming. Donde se habla menos de los contenidos políticos, de legislaciones o enmiendas y mucho -hasta la estulticia- de lo superfluo para seguir ofreciendo más espectáculo donde no cabe algo tan aburrido como conocer las políticas que pueden mejorar nuestras vidas.

La política pese a la mala percepción que se tiene de ella y a ser casi siempre un motivo de honda preocupación por parte de la ciudadanía, como nos informan periódicamente los barómetros del CIS, es más necesaria que nunca. La política es algo vital para la actividad humana por su capacidad de transformar nuestras realidades, pero nunca puede serlo de esta forma destructiva a la que nos tienen acostumbrados desde posiciones maniqueas que crean un continuo clima de crispación y polarización. Enfrentando a los propios ciudadanos en posturas irreconciliables que generan profundas trincheras y una absoluta falta de confianza hacia los rivales ideológicos, la propia clase política y hacia un sistema democrático que, pese a ser mejorable, está siendo cuestionado en sus propios pilares; la fiscalidad por citar uno de ellos. Eso no es construir convivencia democrática sino devastarla.

Leía hace poco las conclusiones de un interesante y necesario debate que mantuvieron desde Foro Nesi entre diferentes perfiles políticos, politólogos y destacados miembros de la sociedad civil sobre la importancia de que la ciudadanía se involucre en la política y de despertar la pasión por ella.

Como cofundador de un colectivo como es Marbella Activa que promueve una sociedad civil fuerte y participativa no puedo estar más de acuerdo en defender la tesis de que la ciudadanía también debe dar un paso al frente para participar en la política de forma activa porque es precisamente la manera que tenemos de cambiar las cosas, incluidas las propias reglas de esa forma de hacer política que nos produce tanto rechazo.

La política no puede ser exclusiva de los principales partidos y de ‘profesionales’ que en muchos de los casos carecen de la suficiente experiencia de vida; de gente sin alma; de personas que buscando un interés personal saltan a la política desde las juventudes del partido sin saber lo qué es tener una empresa o enfrentarse a una entrevista personal; sin conocer en profundidad las dificultades por las que atraviesan las personas en su día a día. Personas que no han vivido fuera de la política y sin la empatía necesaria para liderar unos procesos demasiado importantes que terminan por afectarnos a todos.

Por eso necesitamos a la ciudadanía: gente honesta e íntegra que desde una ética personal ponga el corazón en transformar la sociedad desde el diálogo, el bien común y la cooperación. Para que convirtamos la democracia actual en una verdadera democracia directa y no en una ilusión de democracia representativa dominada por el mercado y gestionada por una partidocracia alejada de la calle y del interés general.

Una ciudadanía que se involucre en la política, no solo saneando esos viejos partidos sino también creando nuevos partidos y plataformas ciudadanas. De abajo a arriba. Una ciudadanía que rote y dignifique a la política y a sus principales actores.

Publicaciones Anteriores de Javier Lima

Javier Lima -Verso Libre-Mundos paralelos

Terminaba de ver el otro día la miniserie Desplazados. Una recomendable serie de Netflix cocreada y codirigida por la actriz australiana Cate Blanchett que intenta abordar el drama y la complejidad de la inmigración. Basada en testimonios reales—Desplazados— es una historia poliédrica que trascurre en un centro de inmigración de…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies